Archivo por meses: agosto 2015

¿Cómo juzgar al BOXER?

Cuando juzgo a un boxer lo miro desde el lugar de CRIADOR, busco un ejemplar que tenga  todo lo que yo pretendo lograr como criador o que me gustaría tener en el plantel de mi criadero.

Por eso considero que un juez, sobre todo un Juez especialista en la raza debería ser Criador para saber todo lo difícil y lo exigente que  hay que ser para tener ante nuestros ojos un BUEN BOXER!!!!

Para criar, y en consecuencia intentar juzgar un Boxer, hay que estudiar, formarse permanentemente, asistir a las exposiciones, a los Criaderos para ser amplio de concepto y saber valorar el trabajo y conocimiento de otros expositores y criadores.

Cuando un buen Boxer entra a la pista, no puede pasar inadvertido , ya en su aspecto General ( tamaño, color del manto estado etc. ), me debe demostrar “ TIPO “ es decir por donde lo mire se parece  a un Boxer descripto en el Standart.

En sus primeros pasos aprecio su movimiento y por ende su estructura, objetivo cuadratura, dorso, sustancia, equilibrio  y Actitud .

Me gusta el buen trabajo del handler pero también ver el ejemplar suelto y sin estimulo.

Cuando se hace el exámen mas detallado busco Balance y empiezo por la cabeza;  a los que nos apasiona y elegimos al boxer  sabemos que la cabeza es muy importante en esta raza.

La cabeza siempre en armonia con el cuerpo, con buena relación hocico- cráneo,   expresión noble , agradable,  con ojos Sub- Frontales , oscuros de forma  esfero-romboidal,  medianos   y en lo posible con tercer párpados pigmentados. Nariz levemente repingada y un stop marcado.  Una Boca correcta con todas las piezas dentales, con leve prognatismo , buena separación de los caninos y con los incisivos  alineados y en relación acorde con el maxilar superior. Implantación alta de las orejas.

Continuo con el cuello, inserción del mismo,  y su relación de continuidad con el dorso, terminando en una grupa con una leve inclinación plana y ancha,  e implantación de cola alta.

Respecto a su tren delantero y trasero;  primero equilibrio entre ambos, gran parte de su movimiento se reflejará con angulaciones correctas anteriores y posteriores.

Buena profundidad de pecho, escapulas bien colocadas y en lo posible formando con el brazo un ángulo recto. Antebrazos alineados con pies firmes y aplomos correctos.

Respecto a su extremo posterior musculación y ángulos de acuerdo al standart, con rodillas marcadas, metatarso corto y pies cerrados , angulación acorde a la  anterior. Eso denota BALANCE.

He obviado muchos detalles que pueden ser importante pero que vasta con intentar aplicar el standart.

De todos modos siempre elegiría  un  Macho que, aparte de tener la mayor cantidad de virtudes y la menor cantidad de defectos, lo usaría en mi Criadero, y de la misma manera la hembra que me gustaría forme parte de mi plantel.

Un buen Boxer debe combinar:
“ELEGANCIA  con SUSTANCIA y un  MOVIMIENTO con buen  ALCANCE   anterior y  EMPUJE posterior  con el  MINIMO ESFUERZO.”

Dr: Daniel Capitaine
Juez y Criador Especialista en Boxer
www.boxercapitanbox.com.ar
Córdoba Argentina.

REGLAMENTO INTERNACIONAL DE CRIANZA DE LA FCI

PREAMBULO

1. Todos los países miembros y contratantes de la Fédération Cynologique Internationale (FCI) deben respetar el Reglamento Internacional de Cría de la FCI.

• El presente reglamento de cría de la FCI se aplica directamente a todos los países miembros y contratantes de la FCI. Ello significa que la cría sólo puede llevarse a cabo con perros de pura raza, con un carácter sano, una salud perfecta en términos de funcionalidad y herencia y registrados en un libro de orígenes o registro inicial reconocido por la FCI. Además, deben cumplir con los requerimientos elaborados por los países miembros y contratantes de la FCI.
• Los únicos perros que se pueden considerar « en perfecta salud » en términos de herencia son los que transmiten las características del estándar de raza, su tipo, su temperamento y que no tienen ningún defecto hereditario importante que podría amenazar el aspecto funcional de su progenie. Por consiguiente, los países miembros y contratantes de la FCI deben evitar que los estándares incluyan exageraciones de las características que podrían afectar la funcionalidad de los perros.
• Los perros con faltas eliminatorias, como un temperamento agresivo, sordera o ceguera congenital, paladar partido, labio leporino, malformaciones importantes del maxilar o defectos pronunicados de los dientes, atrofia progresiva de la retina, los perros que padezcan de epilepsia, criptorquidia, monorquidia, albinismo, displasia severa de la cadera (después de haber sido examinados) o los perros con colores de pelo incorrectos no pueden usarse para criar.
• En lo que se refiere a la evaluación de los defectos hereditarios como la displasia de la cadera o la atrofia progresiva de la retina, los países miembros y contratantes de la FCI deben llevar un listado de los perros afectados, luchar contra estas enfermedades de forma metódica y registrar sin interrupción los progresos realizados e informar a la FCI cuando así se les solicite.
• La FCI, sus países miembros y contratantes cuentan con el apoyo de la comisión científica para la evaluación de los defectos hereditarios. La comisión los ayuda para luchar contra estos defectos dándoles consejos. Si la comisión científica elaborara y publicara una serie de medidas para luchar contra estos defectos, deberían ser adoptadas una vez conseguida la aprobación del Comité General de la FCI.
• En lo que se refiere a la cría, los países miembros y contratantes de la FCI son los únicos organismos responsables y competentes. Ello incluye consejos y directrices a los criadores, control de la cría y gestión de los libros de orígenes.
• Los países miembros y contratantes de la FCI tienen que elaborar sus propios reglamentos de cría, basados en el presente documento, en los cuales se describarán los objetivos a conseguir. Estos objetivos tendrán que tener en cuenta las aptitudes de trabajo propias a cada raza.
• Las personas que hacen negocios vendiendo perros o los criadores que trabajan con el único fin de lucro no pueden criar en los países miembros o contratantes de la FCI

2. Los derechos y obligaciones recíprocas de los propietarios de sementales o de hembras reproductoras, están principalmente determinados por el derecho nacional y los reglamentos establecidos por las asociaciones cinológicas nacionales, sus clubes o asociaciones de raza, y por convenios privados. En caso de que no existan tales disposiciones, será aplicado el Reglamento Internacional de Cría de la FCI.
• Se recomienda encarecidamente a los criadores y propietarios de sementales determinar por escrito las condiciones en las que se efectuará la monta, con el fin de que quede bien claro en lo que respecta a las obligaciones financieras.
• El “propietario” es la persona que adquirió legalmente al perro, que lo posee y lo puede demostrar por la posesión, certificada conforme, de un certificado de registro y pedigree válidos.
• El “tenedor” es el propietario del semental o la persona que recibió la autorización del propietario para poner al semental a disposición para una monta.

GASTOS DE TRANSPORTE Y MANTENIMIENTO DE LA HEMBRA

3. Se recomienda al propietario de la perra que la lleve al domicilio del macho ya sea personalmente o con una persona de confianza. En caso de que la perra permanezca varios días en casa del tenedor del semental, todos los gastos incurridos como alimentación, alojamiento, eventuales cuidados veterinarios así como los daños que la perra pueda ocasionar al criadero o al domicilio del tenedor del semental, van por cuenta del propietario de la perra, lo mismo que los gastos del transporte de regreso de la perra.

RESPONSABILIDAD

4. De conformidad con las disposiciones legales vigentes en los distintos países, la persona que asegure el albergue y cuidados al animal, es responsable de los daños causados por éste durante este período a terceras personas.
El propietario o tenedor del semental debe tener en cuenta lo que precede en el momento de contratar un seguro personal de responsabilidad civil.

MUERTE DE LA PERRA

5. En caso de que la perra muriese durante su estancia en casa del tenedor del semental, él se obliga, a sus expensas, a certificar la muerte y su causa por un veterinario e informará de la manera más rápida posible al dueño de la perra, de la muerte y de su causa.
En caso de que el propietario de la hembra la quisiera ver muerta, no puede negarle este deseo.
En caso de que la muerte fuese causada por culpa del tenedor del semental, este último está obligado al pago de daños y perjuicios al dueño de la perra.
En caso de que no pueda serle reprochada ninguna falta, el propietario de la perra deberá reembolsar el tenedor del semental todos los gastos relacionados con la muerte de la perra.

ELECCION DEL SEMENTAL

6. El tenedor del semental se obliga a cubrir la perra solamente por el semental previsto. En caso de que el semental no realizase la monta, la perra no puede ser presentada a otro semental más que con el consentimiento del propietario de la hembra. De todas formas, está prohibido dejar que una perra sea cubierta por dos o más machos en el mismo celo.

MONTA ERRONEA

7. En el caso de que accidentalmente se efectuase una monta por otro semental distinto al convenido, el tenedor del semental, que ha tomado la perra bajo su custodia, está obligado a reembolsar al propietario de la perra todos los gastos ocasionados por esta monta errónea.
Después de una monta no intencionada por otro semental distinto al previsto, está prohibido proceder a una nueva monta con el semental previsto. El tenedor del semental no puede en ningún caso pretender imponer obligaciones financieras al propietario de la perra por una monta errónea.

CERTIFICADO DE SALTO

8. El tenedor del semental declarará por escrito mediante un certificado de salto la ejecución correcta de la monta. Con su firma en el documento, da fe de haber sido testigo ocular de la monta. Cuando los servicios de inscripción en el Libro de Orígenes de un país en el que deba ser inscrita la camada exijan ciertos formularios especiales, corresponde al dueño de la perra el procurárselos, llenarlos correctamente y presentarlos a la firma del tenedor del semental.
Este certificado de salto debe contener obligatoriamente los siguientes datos :
a) Nombre y número de inscripción en el Libro de Orígenes del semental
b) Nombre y número de inscripción en el Libro de Orígenes de la hembra.
c) Nombre y dirección del propietario/tenedor del semental
d) Nombre y dirección del propietario de la hembra en el momento de la monta, eventualmente, la fecha de adquisición de la perra.
e) Lugar y fecha de la monta
f) Firma del tenedor del semental y del propietario de la hembra
g) Cuando los servicios de registro en el Libro de Orígenes exijan para la inscripción de los cachorros una fotocopia certificada conforme o un extracto certificado conforme del pedigree del semental, corresponde al tenedor de éste proporcionar estos documentos al propietario de la perra gratuitamente.

INDEMNIZACION POR LA MONTA

9. Se recomienda al dueño del semental no firmar el certificado de salto hasta haber recibido el precio fijado previamente por la monta Sin embargo, no le está permitida la retención de la perra como garantía.

10. Si el semental convenido no efectúa la monta, por la razón que sea, o porque la perra no se deja montar, motivando que la monta no sea efectivamente realizada, el dueño del semental no deja de conservar el derecho a las indemnizaciones previstas en el artículo 2 pero no puede pretender al precio convenido por la monta.

11. En lo que concierne a la descendencia del semental, su dueño no tiene derecho, con respecto al dueño de la perra, a otras indemnizaciones más que las estipuladas en el contrato de monta.
No tiene derecho a que le sea entregado un cachorro.
Si las dos partes se han puesto de acuerdo para la entrega de un cachorro como indemnización de la monta, este acuerdo debe ser formalizado por escrito y antes de la monta. En tal acuerdo, deben ser absolutamente precisados y respetados los siguientes puntos :
a) el momento de la elección del cachorro por el propietario del semental
b) el momento de la entrega del cachorro al propietario del semental
c) el momento a partir del cual prescribe irrevocablemente el derecho a la elección por el propietario del semental
d) el momento a partir del cual prescribe irrevocablemente el derecho de entrega del cachorro al propietario del semental
e) el pago de los gastos de transporte
f) los acuerdos especiales en caso de que la perra no para más que cachorros muertos o un solo cachorro vivo, o en caso de que el cachorro elegido muera antes de la entrega.

LA PERRA NO QUEDA FECUNDADA

12. Después de una monta ejecutada correctamente, se considera que el semental ha cumplido con sus obligaciones y que por ello se tiene derecho a recibir las indemnizaciones convenidas.
Ello no constituye una garantía de que la perra ha quedado fecundada. Se deja la libertad al propietario del semental, cuando la perra no ha quedado fecundada, de conceder una nueva monta gratuita en el siguiente celo o de devolver una parte de la indemnización obtenida por la monta. Este acuerdo deberá hacerse por escrito en el contrato de salto, antes de la monta. El derecho convenido a una monta gratuita queda anulado en principio, por muerte del semental, por cambio de propietario de este último o por muerte de la perra.
Si se puede demostrar (por análisis del semen) que el semental era estéril al realizar la monta, hay que reembolsarle al propietario de la perra todos los gastos generados por la monta.

INSEMINACION ARTIFICIAL

13. La inseminación artificial no puede ser utilizada con animales que no hayan reproducido de forma natural antes.
En caso de inseminación artificial de la perra, el veterinario que ha recogido el semen del semental debe atestiguar, mediante un certificado con destino al servicio de registro del Libro de Orígenes donde deben inscribirse los cachorros, que la esperma, fresca o congelada, proviene efectivamente del semental convenido.
Por otra parte, los certificados previstos en el artículo 8 (desde a hasta g) deben ser puestos a disposición del dueño de la perra por el propietario del semental, de forma gratuita.
Todos los gastos que se ocasionen para recoger la esperma van a cargo del propietario de la perra, lo mismo que los gastos relativos a la inseminación.
El veterinario que proceda a la inseminación de la perra debe certificar ante los servicios de inscripción en el Libro de Orígenes que la perra ha sido efectivamente inseminada con la esperma procedente del macho previsto para la monta.
En este certificado, conviene hacer figurar igualmente el lugar y la fecha de inseminación, el nombre y el número de inscripción en el Libro de Orígenes de la perra, así como el nombre y la dirección del dueño de la perra.
El propietario del semental que proporciona la esperma debe extender para el propietario de la perra, además del certificado proporcionado por el veterinario, un certificado oficial de salto.

TRANSFERENCIA DEL DERECHO DE CRIANZA

14. Por regla general, se considera que el propietario de la perra en el momento de la monta, es el dueño de la camada. El derecho sobre el uso por motivos de cría de una perra o de un semental puede sin embargo ser transferido, por acuerdo contractual, a una tercera persona.
Dicha transferencia debe, en todos los casos, ser certificada por escrito, antes de la monta proyectada. Tal cesión certificada por escrito debe ser declarada a tiempo al servicio de inscripción en el Libro de Orígenes y eventualmente a la asociación de cría competente para esta raza. Debe anexarse a la declaración de la camada.
Conviene describir muy exactamente en la cesión, los derechos y obligaciones de las dos partes contratantes.
La persona que adquiere momentáneamente el derecho a la camada de una perra será considerada como propietaria de ésta, para lo referente al presente reglamento, por un período de tiempo que va desde la monta hasta el destete de los cachorros.

PRINCIPIOS BASICOS

15. Los cachorros nacidos de un macho y una hembra de pura raza (y de la misma raza) con pedigrees reconocidos por la FCI, en los cuales no consta ninguna objeción ni restricción hecha por la organización canina nacional, son considerados como perros de pura raza y pueden, por lo tanto, recibir un pedigree reconocido por la FCI.
Como regla general, los cachorros tienen que ser vendidos y transferidos a una persona privada. Es obligatorio expedir el pedigree de exportación a nombre de esta persona.

16. Los pedigrees reconocidos por la FCI son un certificado que demuestra la pureaz racial de los datos acerca de las generaciones anteriores y no un certificado de la calidad del perro.

INSCRIPCION DE LOS CACHORROS EN EL LIBRO DE ORIGENES

17. Salvo disposiciones contrarias, se considera que el nuevo propietario, a raíz de la venta de una perra preñada, es automáticamente el criador de la camada que va a nacer.

18. Cualquier perro criado y registrado en un país miembro o contratante de la FCI debe ser identificado permanentemente por un sistema que no se puede falsificar. Esta identificación debe constar en el pedigree.
En principio, los cachorros serán inscritos en el Libro de Orígenes del país en el que el propietario de la perra tiene su residencia habitual y llevarán su afijo. En caso de no poder definir legalmente el lugar de la residencia habitual, el propietario de la perra tiene derecho a que la camada nazca en el país donde vive en el momento de la monta y sea inscrita en el libro de orígenes de la asociación canina nacional de este país. Sin embargo, los requisitos a continuación deben ser cumplidos :
– El propietario debe cumplir con los requisitos de cría de la asociación canina nacional del país donde vive en el momento de la monta.
– El propietario debe facilitar un documento expedido por las autoridades locales competentes del país donde tiene su residencia certificando que se queda (sin interrupción) en este país por un período mínimo de 6 meses.
De ser cumplidas estas condiciones, la asociación canina nacional del país donde el propietario vive en el momento de la monta debe inscribir la camada nacida en su territorio en su libro de orígenes y expedir los pedigríes para los cachorros indicando el afijo del propietario y la dirección de la residencia donde vive.

En caso de protesta, el propietario deberá obligatoriamente presentar un certificado expedido por la autoridad que lleve el registro de los domicilios (residencias habituales).
Se toleran excepciones para los criadores de perros de raza que vivan en un país que no tenga ningún Libro de Registros reconocido por la FCI.
En estas circunstancias, se deja libertad al propietario de la perra para proceder a la inscripción de los cachorros en un Libro de Orígenes reconocido por la FCI.
Todos los cachorros de las camadas deben ser registrados ; ello incluye todos los cachorros existentes a la fecha en que se hizo la solicitud de registro.
Los pedigrees, que son en realidad certificados de nacimiento, deben ser expedidos con el único objetivo de garantizar los lazos de parentesco. En teoría (normalmente), para una misma camada, una hembra puede ser montada por un solo macho. En caso de desviaciones, las asociaciones caninas nacionales se encuentran en la obligación, a costo del criador, de hacer comprobar el lazo de parentesco por un test de ADN.

REGLAMENTO DE CRIANZA DE LOS PAISES MIEMBROS DE LA FCI

19. Los reglamentos de cría de los países miembros y contratantes de la FCI pueden ser más estrictos que los establecidos por la FCI pero no pueden ir en contra de éstos .

DISPOSICIONES FINALES

20. Este reglamento reemplaza la “Costumbre Internacional de Cría de Mónaco” del año 1934. En caso de divergencia de interpretación, es determinante el texto alemán.
* Adoptado en la Asamblea General de la FCI los días 11 y 12 de junio de 1979 en Berna (Suiza).
Todas las partes en negrita fueron aprobadas por el Comité General en Kyoto, noviembre de 2004.

LOS VEINTE PRINCIPIOS BASICOS DE LA CRIANZA – RAYMOND OPPENHEIMER

En Gran Bretaña se pone el acento en criar y exponer sus “propios productos” más que solo exponer para ganar Grupos y Exposiciones. El criador es el sostén de la afición y la importancia de los principios de la buena crianza es prioritaria. El desaparecido Raymond Oppenheimer es considerado como el más exitoso y erudito criador de perros de raza. Su Ormandy Kennel tiene reputación mundial por sus sobresalientes Bull Terriers. Aunque sus “Veinte Principios Básicos de la Crianza” fueron escritos específicamente para Bull Terriers, ellos son ciertos, interesantes y realmente involucran a todas las razas.

1 – No haga uso de outcross indiscriminadamente. Un juicioso outcross puede ser de gran valor; uno insensato puede producir un agregado de toda falta imaginable de la raza.
2 – No haga linebreeding solo por el fin de hacer linebreeding. Linebreeding con tipos complementarios puede traer grandes recompensas; con inapropiados va a ir de cabeza a un desastre inmediato.
3 – No tome consejo de gente que siempre ha sido desafortunada en la crianza. Si sus opiniones fueran para tener en consideración, lo tendrían que haber probado por sus resultados.
4 – No confíe en la creencia popular de que el hermano o hermana del Gran Campeón es tan bueno como él para criar. Para cada uno que lo es, hay cientos que no. Depende del animal.
5 – No acredite a sus propios perros virtudes que no poseen. El autoengaño es un escalón que fracasa.
6 – No críe con mediocres. La ausencia de una falta de ninguna manera significa la presencia de su correspondiente virtud.
7 – No trate de cruzar en línea a dos perros al mismo tiempo: va a terminar por no hacerlo a ninguno.
8 – No determine el mérito de un padrillo por su más baja progenie. Todos los padrillos producen basura a veces.
9 – No permita que sentimientos personales influencien su elección de un padrillo. El perro correcto para su hembra es el perro correcto, quienquiera que lo tenga.
10 – No permita que la admiración de un padrillo lo ciegue a sus faltas. Si Ud. lo hace, pronto va a ser víctima de autoenvenenamiento.
11 – No aparee animales que compartan la misma falta. Si lo hace está buscando problemas.
12 – No olvide que es el perro completo lo que cuenta. Si olvida una virtud mientras está buscando otra, va a pagar por esto.
13 – No busque el perro perfecto para su perra. El perro perfecto (o hembra) no existe, nunca existió ni existirá.
14 – No se asuste de criar con animales que tengan faltas obvias, en tanto que tengan virtudes que compensen. Una carencia de virtudes es por lejos la mayor falta de todas.
15 – No aparee tipos no complementarios. La habilidad para reconocer el tipo de una mirada, es el mayor don de un criador. Pida a los criadores exitosos que le expliquen este tema, no hay otra manera de aprender. (Yo definiría tipos no complementarios como los que tienen las mismas faltas y carecen de las mismas virtudes.)
16 РNo olvide la necesidad de preservar la calidad de la cabeza. Va a desaparecer como un sue̱o si lo hace.
17 – No olvide que sustancia más calidad debe ser una de sus aspiraciones. Cualquier tonto puede criar una sin la otra.
18 – No olvide que una gran cabeza más vigor debe ser una de sus aspiraciones. Mucha gente puede nunca criar ambos.
19 – No trate nunca de desacreditar a un gran Bull Terrier. Un tipo de belleza no es una alegría para siempre, pero un gran Bull Terrier debe ser causa de orgullo y placer estético para todos los verdaderos amantes de la raza.
20 РNo est̩ satisfecho con nada que no sea lo mejor. El segundo mejor no es nunca suficiente.

EL EFECTO DEL ABUELO MATERNO

En abril de 1977 un record de 22.000 espectadores concurrió al Kentuky’s Keenland Racecourse para ver a una potranca zaina llamada Sextary que corría en la tercer carrera. Ella nunca había competido pero era la favorita por una sola razón: “su padre”.
Era la hija de Secretariat, el primer ganador de la Triple Corona y el más grande purasangre de todos los tiempos.
Grande fue la decepción de la multitud cuando ella se colocó en cuarto lugar.

En los años siguientes los descendientes de Secretariat no sobresalieron y aun habiendo servido a las mejores yeguas del mundo nunca alcanzó la misma grandeza como reproductor que él poseía, sus hijos (machos) tampoco fueron excepcionales reproductores. Él murió en 1989 y parecía que se cerraba un importante capitulo ya que en su descendencia no había un solo ejemplar destacado como él.
Poco antes de su muerte los criadores habían comenzado a notar una inclinación hacia la descendencia de sus hijas, aun aquellas que nunca habían ganado una carrera llegaron a ser y continúan siendo algunas de las mas grandes yeguas reproductoras del mundo produciendo purasangres ganadores de las mas importantes copas.

El atletismo excepcional de Secretariat “vive” en la segunda generación de descendientes producidos por sus hijas.
Por años este fenómeno se popularizo tanto entre los criadores de caballos de carrera que cuando hablan de un ejemplar siempre dan el nombre de sus padres y el del abuelo materno, sin embargo no hubo una explicación científica de porqué ciertos rasgos saltaban una generación y eran pasados solo a través de las hembras.

Recién en 1997 apareció un artículo en la Revista Equus N° 242 donde hay documentación de la evidencia científica del efecto del abuelo materno.
Es hora que los criadores de perros comencemos a tener en cuenta este fenómeno.

REPASANDO CONCEPTOS
Sabemos que cada célula del cuerpo del perro tiene 39 pares de cromosomas, el 50% aportados por el padre y el otro 50% por la madre. Cada cromosoma contiene miles de genes que codifican para diferentes características, muchas de las cuales nosotros podemos observar (color de ojos, manto, etc.) que constituyen el FENOTIPO, lo que nosotros no podemos ver es como están constituidas genéticamente y ese es el GENOTIPO.
Sin embargo a través del fenotipo y con conocimientos básicos podemos predecir algunos genotipos. En aquellas características donde interviene un solo par de genes e interactúan en la forma Dominante-Recesivo es muy simple, no así en aquellas donde intervienen muchos de esos pares para una sola característica (poli genes) y son justamente las que más nos interesan como: angulaciones, color del manto, tamaño, etc.

EXCEPCIONES GENETICAS Y EFECTO DEL SEXO
La teoría de Mendel establecía que el sexo del gen donante (padre o madre) era inaplicable en la determinación de cual gen era expresado, así si la madre aportaba un gen dominante y el padre uno recesivo se expresaba el dominante aportado por la hembra y viceversa.
Pasaron mas de 100 años hasta que el Dr. Allen en 1969 asombró al mundo con un estudio que parecía indicar que ciertos genes podrían esta relacionados al sexo en su expresión y en 1986 el Dr. Surani con sus experimentos en ratones concluyo que “algunos genes” NO seguían las leyes de Mendel, sin embargo, están programados para ser “activados” antes de la fertilización de manera tal que siempre serán expresados por sus descendientes o “desactivados” y no serán nunca expresados.

El factor que determina si esa clase de genes es pasada a la descendencia en forma activada o desactivada es el SEXO de los donantes.

IMPRINTING O MARCA GENOMICA
Una hipótesis sostiene que existe un mecanismo por el cual machos y hembras pueden controlar los rasgos esenciales. En el desarrollo fetal por ejemplo la meta reproductiva del macho es dar los más grandes y vigorosos descendientes, pero para la hembra engendrar un potrillo extremadamente grande podría ser mortal. Tal vez por esta razón, algunos genes críticos del desarrollo fetal son inactivados por el imprinting paterno, permitiendo a los genes de la hembra el completo control sobre muchos aspectos del tamaño fetal.

SALTO GENERACIONAL
El imprinting genómico crea un patrón de herencia cuya expresión es “saltar una generación”.

Para entender esto, imaginemos un gen humano con imprinting paterno que cuando se expresa da descendientes con cabello “azul”, cuando este gen nos expresa el color de cabello de sus descendientes es marrón.

Un hombre hereda el gen del cabello azul de su madre y por lo tanto su cabello es azul. Como él es varón el gen del cabello azul está “desactivado” para transmitirlo, de esta forma sus hijos varones heredarán el gen en forma inactiva y todos tendrán cabello marrón. Cuando sus hijos varones se reproduzcan el gen permanecerá “inactivo” y todos sus nietos (varones y mujeres), tendrán el cabello marrón. Pero cuando las “hijas” de este hombre se reproduzcan, el gen en su forma “activada” hará que todos sus hijos (Varones y mujeres) tengan el cabello azul. Resultado: La característica reaparece en la tercera generación, pero solamente en los descendientes de las hijas del hombre de cabello azul.

DUDAS Y DEDUCCIONES
Muchas dudas quedan todavía sobre este fenómeno y la literatura aun no nos da respuestas de cómo puede ocurrir.
Las deducciones de este hallazgo van más allá del mundo de los caballos de carrera. Ya un número de genes humanos con imprinting ha sido señalado.
Los criadores de perros tendemos a ser impacientes y nos desilusionamos cuando extraordinarios machos no producen inmediatamente su excelencia, recordemos el “efecto del abuelo materno” y esperemos una generación.

Dr. Jorge E. Santoianni